domingo, 30 de noviembre de 2008

Freeman Dyson y la busqueda de vida en el sistema solar

Aquí tenéis un video de Freeman dyson, video que no tiene desperdicio, os dejo la totalidad de los subtítulos, pero para aquellos a los que un texto tan largo les pueda amedrentar os destaco una parte mucho mas pequeña de ella, que es la que me parece mas interesante y de la que voy a hablar en la entrada.

Disfrutad del video viendo a este gran científico.

I will be remembered in two hundred years.I happen to live in a little town,Princeton, in New Jersey, which every year celebrates the great event of Princeton history:the battle of Princeton.
Which was in fact a very important battle.It was the first battle that George Washington won in fact. Pretty a much of a turning point in the War of Independence.It happened two hundred and twenty five years ago. It was actually a terrible disaster for Princeton.The town was burned down.It was in the middle of winter, and it was a very very severe winter.And about a quarter of all the people in Princeton died that winter from hunger and cold.But nobody remembers that.
What they remember is of course, the great triumph,
the Brits were beaten, and we won, and the country was born.
And so, I agree very emphatically that the pain of child birth is not remembered,
i's the child that's remembered.
And that's what we're going through at this time.

I wanted to just to talk for one minute about the future of biotechnology.
'Cause I think I know very little about that, I'm not a biologist.
So everything I know about, it can be said in one minute.
What I'm saying is that we should follow the model that has been so successful
with the electronic industry.
What really turns computers into a great success in the world as a whole
is toys.
As soon as computers became toys, when kids could come home and play with them, then the industry really took off.
That has to happen with biotech.
There's a huge community of people in the world who are practical biologists:
dog breeders, pigeons breeders, orchid breeders, rose breeders.
People who handle biology with their hands, and who are dedicated to producing
beautiful things, beautiful creatures, plants, animals, pets.
These people would be empowered with biotech.
And that would be an enormous positive step to the acceptance of biotechnology.
That will blow away a lot of the opposition.
When people will have this technology in their hands, you'll have a do-it-yourself biotech kit. "Grow your own dog, grow your own cat. Just buy the software, you design it".
I won't say anymore, you can take it on from there.
It's going to happen.
I think it has to happen before the technology becomes natural, becomes part of the human condition, something everybody is familiar with, something everybody accepts.
So let's leave that aside.
I want to talk about something quite different, which is what I know about, and that is astronomy.
I'm interested in searching for life in the universe.
And it's opened to us to introduce a new way of doing that.
That's what I'll talk about for ten minutes or whatever the time remains.
The important fact is that most of the real estate that's accessible to us (I'm not talking about the stars, I'm talking about the solar system, stuff that's within reach for spacecrafts, within reach of our earth-bound telescopes), most of the real estate is very cold and
very far from the Sun.
If you look at the solar system as we know it today,it has a few planets close to the Sun, that's where we live.
It has a fairly substantial number of asteroids between the orbit of the earth out to the orbit of Jupiter.
The asteroids are a substantial amount of real estate, but not very large, and it's not very promising for life, since most of it consists of rock and metal, mostly rock.
It's not only cold, but very dry.
So the asteroids, we don't have much hopes for.
Some interesting places a little further out, the moons of Jupiter and Saturn, particularly there's a place called Europa which is, Europa is one of the moons of Jupiter, where we see a very level ice surface, which looks as if it's floating on top of an ocean.
So we believe that on Europa there's in
fact a deep ocean.
That's makes it extraordinary interesting as a place to explore.
Oceans are probably the most likely place for life to originate, just as it originated on the Earth
So we would love to explore Europa, to go down through the ice, find out who is swimming around in the ocean, whether there are fish, or seaweed or sea monsters, or whatever that may be, that's exciting, or cephalopods.
But that's hard to do.
Unfortunately, the ice is thick.
We don't know how thick is it, probably miles thick.
So it's very expensive and very difficult to go down there, send down your submarine or whatever it is, and explore.
That's something we don't know yet how to do.
There are plans to do it, but it's hard.
Go out a bit further, you find that behind the orbit of Neptune, way out, far from the Sun.
That's were the real estate really begins.
You find millions or trillions or billions of objects, which in what we called the Kuiper belt, or the Oort cloud.
These are clouds of small objects, which appear as comets...when they fall close to the sun.
Mostly they just live out there in the cold of the outer solar system.
But they are biologically very interesting indeed, because they consist primarily of ice, with other minerals, which are just the right ones for developing life.
So if life could be established out there, it would have all the essentials:
chemistry and sunlight, everything that's needed.
So, what I'm proposing, is there is where we should be looking for life rather than on Mars.
Mars is of course also a very promising and interesting place.
But we can look outside, very cheaply, and in a simple fashion.
And that's what I'm going to talk about.
There's a... Imagine that life originated on Europa, and it was sitting in the ocean for billions of years.
It's quite likely that it would move out of the ocean on to the surface, just as it did on the Earth.
Staying in the ocean and evolving in the ocean for two billion years, finally came out onto the land, and then of course it had a much greater freedom, and a much greater variety of creatures developed on the land that it had ever been possible into the ocean.
The step from the ocean to the land was not easy.
But it happened.
If life had originated on Europa, in the ocean,
it could also have moved out onto the surface.
There wouldn't been any air there. It's a vacuum.
It's out in the cold.
But it's still could have come.
You could imagine the plants growing up like kelp through cracks in the ice, growing on the surface.
What would they need in order to grow on the surface ?
They'd need first of all to have a thick skin to protect themselves from losing water through the skin.
So they would have to have something like a reptilian skin.
But better, what is more important is That they would have to concentrate sunlight. The sunlight in Jupiter, on the satellites of Jupiter, is 25 times fainter that is is here, since Jupiter is 5 times as far from the sun.
So they would have to have, these creatures which I call sun flowers which I imagine living on the surface of Europa, would have to have either lenses or mirrors to concentrate sunlight, so they could keep themselves warm on the surface.
Otherwise, they would be at a temperature of -150, which is certainly not favorable for developing life,at least of the kind we know.
But if they simply could grow, like leaves, little lenses and mirrors to concentrate sunlight, then they could keep warm on the surface, they could enjoy all the benefits of the sunlight, and have roots going down into the ocean.

Life then could flourish much more.
So why not look ?
Of course, it's not very likely that it's life on the surface of Europa.
None of these things is likely.
But my philosophy is: look for what's detectable,not for what's probable.There's a long history in astronomy of unlikely things turning out to bethere.
I mean the finest example of that was radioastronomy as a whole.
This was... originally, when radioastronomy began, Mr Jansky, at the Bell labs, detected radio-waves coming from the sky, and the regular astronomers were scornful about this.
They said, "it's alright, you can detect radio waves from the Sun"
"but the Sun is the only object in the universe that's close enough"
"and bright enough actually to be detectable."
"You could easily calculate the radio waves from the Sun are fairly faint."
"And everything else in the universe is millions of times further away"
"so it certainly will not be detectable."
"So there's no point in looking."
And of course that set back the progress of radioastronomy by 20 years.
Since there's nothing there, you might as well not look.
Of course, as soon as anybody did look, which was after about 20 years, then radioastronomy really took off. As it turned out, the universe if absolutely full of all kinds of wonderful things radiating in the radio spectrum, much brighter than the Sun.
So the same thing could be true for this kind of life which I'm talking about on cold objects.
It could in fact be very abundant all other the universe.
And it's not been detected just because we haven't taken the trouble to look.
So, the last thing I want to talk about is how to detect it.
There's something called pit-lamping.
That's a phrase which I learned from my son George who is there in the audience.
That's a Canadian expression.
If you happen to want to hunt animals at night, you take a miner's lamp, which is a pit lamp, you strap it on to your forehead, so you can see the reflection in the eyes of the animals.
So, if you go out at night, you shine a flash light, the animals are bright, you see the red glow in their eyes, which is the reflection of the flash light.

And then, if you're one of these unspotting characters, you shoot the animal and take him home.
Of course, that spoils the game for the other hunters who hunt in the day time.
So, in Canada, that's illegal. In New Zealand, it's legal, cause New Zealand's farmers use this as a way of getting rid of rabbits.
The rabbits compete with the sheeps in New Zealand.So the farmers go out at night with heavily armed jeeps, and shine the headlights, and anything that doesn't look like a sheep, you shoot.
So, I've proposed to apply the same trick to looking for life in the universe.
If these creatures who are living on cold surfaces, either on Europa or further out, anywhere were you could live on a cold surface, those creatures MUST be provided with the reflectors.
In order to concentrate sunlight, they have to have lenses and mirrors in order to keep themselves warm. And when you shine sunlight at them the sunlight will be reflected back, just as it is in the eyes of an animal.
So these creatures will be bright against the cold surroundings, and the further out you go away from the sun, the more powerful this reflection will be.
So actually, this method of hunting for life gets stronger and stronger as you go further away.
Because the optical reflectors have to be more powerful so the reflected light shines out even more in contrast against the dark background.
So, as you go further away from the sun, this becomes more and more powerful.
So, in fact you can look for these Creatures with telescopes from the Earth.
Why aren't we doing it ? Simply because nobody thought of it yet.
But I hope that we shall look. We probably won't find anything.
None of these speculations may have any
bases in fact. But still, it's a good chance. And of course, if it happens it will transform our view of life altogether.
It means that the way life can live out there, it has enormous advantages as compared with living on a planet.
It's extremely hard to move from one planet to another.

We're having great difficulties at the moment, and any creatures that live on a planet are pretty well stuck.
Especially if you breathe air.
It's very hard to get from planet A to planet B, because there's no air in between.
If you breathe air, then're dead ! As soon as you're off the planet, unless you have a spaceship.But, if you live in a vacuum, if you live on the surface of one of these objects, say in the Kuiper belt,an object like Pluto, or one of the small objects in the neighbourhood of Pluto. If you're living on the surface there, and you get knocked off the surface by a collision, then, it doesn't change anything all that much.You're still on a piece of ice. You could still have sunlight,and you could still survive, while you're travelling from one place to another. And then, if you run into another object, you can stay there and colonize the other object. So life could spread then from an object to another.If it exists at all in the Kuiper belt, it's likely to be very widespread.And you'll have then a great competition among species,a darwinian evolution. So there'll be a huge advantage to the species which is able to jump from one place to another without having to wait for a collision. And there'll be advantages for spreading out long kelp-like forests, of vegetations. I called these creatures sunflowers. They look like may be like sunflowers, they are to be all the time pointing towards the Sun. They will be able to spread out in space, because gravity on these objects is weak. So they can collect sunlight from a big area.So will in fact be quite easy for us to detect.So I hope in the next ten years, we'll find these creatures,and then of course our whole view of life in the universe will change.
If we don't find them...
then, we can create them ourselves.That's another wonderful opportunity that's opening,as soon as we have a little bit more understanding of genetic engineering, one of the things that you can do with your take-it-home, do-it-yourself genetic engineering kit, is to design a creature that can live on a cold satellite, a place like Europa.
So we could colonize Europa with our own creatures.
That would be a fun thing to do.In the long run, of course, it also would
make it possible for us to move out there. What's going to happen in the end, it's not going to be just humans colonizing space, it's going to be life moving out from the Earth, moving into its kingdom. The kingdom of life, of course, is going to be the universe.
If life is already there, makes it much more exciting in the short run.
But in the long run, if there is no life there, we create it ourselves, we transform the
Universe in something much more rich and
beautiful that it is today.
So again, we have a big and wonderful future to look forward.

Thank you.
(Chris Anderson): that was
incredible. Thank you.

Empieza hablando de la ingeniería genética, de como tendría que seguir el mismo desarrollo que los ordenadores, de forma que su despegue vendría cuando igual que a estos se les diese el uso de juguete.
Hay miles de personas que obtienen variedades y razas nuevas de perros, palomas orquídeas y un montón de plantas y animales mas como hobby, el disponer de estas herramientas les daría una capacidad creativa increíble.
Y daría paso a una mayor aceptación de este tipo de tecnología.
Podrías tener tu kit de ‘háztelo tu mismo’ con el que podrías crear ‘tu propio perro’, ‘tu propio gato’.
Deja este tema aquí hasta la conclusión final, para entretanto hablar de las posibilidades de vida en el sistema solar y como buscarlas.

Se centra en Europa al principio, uno de los satélites de Júpiter, actualmente uno de los sitios con mayor esperanza de encontrar vida en el sistema solar, por la posible existencia de océanos en su interior, pero con el inconveniente de que posiblemente la capa de hielo sea tan gruesa que llegar a ese océano resulte tremendamente difícil.

Si la vida existiese en los océanos de Europa, igual que en la Tierra, podría haber colonizado la tierra firme, cuatro mil quinientos millones de años son un periodo de tiempo enorme como para que el paso se hubiese podido dar, e igual que en nuestro planeta la colonización de la tierra firme les daría una capacidad de diversificación que no tendrían quedándose simplemente en el agua.
El paso no seria fácil necesitarían una piel escamosa como la de los reptiles para soportar las condiciones de vacio, a esa distancia del sol la intensidad de la luz solo es el 4%, por lo tanto esas especies de plantas podrían desarrollar lentes enormes para concentra la luz y a la vez mantenerse calientes en las gélidas condiciones de las superficie., mientras hunden sus raíces en el hielo.
A esta especie de plantas las llama ‘girasoles’

Este punto me da la posibilidad de plantearos una pregunta muy interesante, si la vida existe bajo su superficie¿ por que no hay ningún rastro de ella en la superficie del hielo?¿su ausencia en la superficie implica que no ha podido evolucionar a formas que colonicen la superficie ni siquiera en 4500 millones de años o es que simplemente no la hay?

A continuación pasa al cinturón de Kuiper y la nube de Oort, pobladas con millones de cuerpos pequeños y medianos compuestos de hielo.

Dyson sugiere que quizás esta zona nos brinde una oportunidad increíble de encontrar vida,
A diferencia de un planeta como el nuestro donde surge la vida, para la cual resulta muy difícil saltar de un planeta a otro , porque en medio se encuentran condiciones que son hostiles para esa forma de vida, en el cinturón de Kuiper una forma de vida que surgiese en un cuerpo de estos, como plutón, al pasar de un cuerpo a otro por ejemplo al ser expulsado de la superficie por un impacto gozaría de las mismas condiciones, es decir seguiría estando en trozo de hielo en el vació y con la misma luz.
Por lo que una forma de vida así se podría extender prolíficamente por todo el cinturón, creándose una competición entre formas de vida con mas capacidad de dispersarse.
Hace una interrupción para hablar de un método de caza canadiense, se trata de ir en coche por la noche y encender los focos, con lo que ves la luz reflejada en los ojos de los animales, de forma que les puedes disparar.
Algo así se podría utilizar para buscar vida en el cinturón de Kuiper, a esa distancia tendrían que tener las mimas adaptaciones que los ‘girasoles’ , necesitarían grandes lentes para concentrar luz y calor, cuanto más lejos, mayores las lentes, y si los iluminamos reflejaran cuanto mas lejos un destello mas grande.
Una búsqueda de vida como esta podría hacerse mediante telescopios.

Aquí por Fin retoma el tema del ‘háztelo tu mismo’, si finalmente no encontrásemos vida, ¿que impediría a los futuros pobladores del sistema solar, crear formas de vida como pasatiempo, igual que lo hacen los aficionados a la cría y el cultivo de razas y variedades, de crear formas de vida que pueblen el cinturón de Kuiper, Europa y demás satélites de sistema solar? creando un sistema solar y/o universo mas bello y rico, lleno de vida?

Que os parece esta idea? crear seres vosotros mismos solo limitados por vuestra imaginación?¿poblar con vuestras criaturas el sistema solar? Una versión de spore, pero real.

domingo, 16 de noviembre de 2008


Esta va a ser la primera de una de las entradas sobre terraformación que tengo en mente.

En esta ocasión voy a hablar de la terraformación de nuestra propia Luna.

Terraformar es alterar las condiciones de un planeta o satélite pera que tengas condiciones como las que hay en nuestro planeta, y por lo tanto adecuadas para la vida

Os preguntareis ¿como vamos a terraformar nuestra Luna si no es lo suficiente masiva para retener una atmósfera??
La respuesta es sencilla, la Luna si es capaz de retener una atmósfera. La cuestión es ¿cuanto tiempo? Algunos cálculos indican que una atmósfera de presión similar a la de nuestro planeta podría crearse en la Luna, esta se escaparía poco a poco, pero con una velocidad que ronda entre los 10.000 y los 100.000 años, tiempo suficiente para que los seres humanos pudiésemos reponer las perdidas atmosféricas que serian de un 0.01 a un 0.001 % anual.
También se podría utilizar el SF6 como uno de los componentes inertes de la atmósfera (junto al N2) que es el gas mas pesado existente.
Este gas es supuestamente no toxico, pero se sospecha que pueda ser algo toxico a grandes concentraciones, estaría bien saber hasta que concentraciones seria seguro echarlo en la atmósfera lunar.
El regolito lunar es en mayor parte oxigeno, por lo que en la propia Luna tendríamos recursos para crear parte de la atmósfera, pero esta tiene gran escasez de carbono, nitrógeno, e hidrógeno, componentes imprescindibles en la terraformación, el carbono para el CO2 atmosférico y la materia de los propios organismos biológicos, el nitrógeno como componente inerte atmosférico y nutriente para las plantas, y el hidrógeno como componente del agua.
Nos veríamos obligados a traer estos componente desde asteroides, los cuales son ricos en estos componentes.

Se requeriría desviar varios asteroides y hacerlos chocar contra la Luna, quizás antes de eso seria una buena idea hacer algo mas densa la atmósfera lunar, liberando oxigeno del regolito y si encontrásemos depositos adecuados producir gas SF6. De esta forma los asteroides o cometas soltarían su carga de forma mas eficiente, puesto que un impacto directo en la Luna sin atmósfera favorecería un escape de las moleculas mas rapidamente. En las condiciones actuales un molécula de gas escapa en pocos días de la extremadamente tenue atmósfera lunar, cuanto mas densa mayor permanencia, la propia atmósfera dificulta el escape de moléculas.
La creación de varios campos magneticos que cubriesen la Luna protegeria tambien la atmosfera de la erosion del viento solar y daria mas protección a los seres vivos

Una vez terraformada podría tener este aspecto

Imagen: visión de nuestra Luna terraformada desde la superficie de nuestro planeta, en vez de la clásica circunferencia plateada veríamos una circunferencia azul y blanca, un pequeña Tierra en nuestro cielo.

Imagenes: así seria la Luna con océanos y atmósfera.

Pero... ¿es buena idea terraformar la Luna?

La Luna tiene unas condiciones de vació, poca gravedad y cercanía a nuestro planeta que la da un papel muy importante en la futura colonización del sistema solar.
- la Luna es un buen lugar para la construcción de telescopios gigantescos, que con una talla mayor que los de la superficie terrestre y sin atmósfera podrían captar imágenes de gran calidad.
- También es un buen lugar para la construcción de laboratorios que aprovechen el vació para experimentos y labores industriales.
- Es una buen fuente de materiales para futuros habitats espaciales en orbita(Esferas de Bernal. Cilindros de O’neill, Toroides de Stanford), desde los cuales se podrían construir paneles solares (SPS) con materiales lunares, su elevación desde la superficie lunar seria barata en parte por la baja gravedad y por otra por la ausencia de rozamiento atmosférico.

Todas estas ventajas se perderían si la Luna tuviese atmósfera, pero una vez que los habitats espaciales tuviesen acceso a los asteroides como fuente de recursos su necesidad de obtenerlos de la superficie lunar seria innecesaria.
Y recordemos la propia terraformación de la Luna necesita de un buen suministro de asteroides, lo cual quiere decir que ya somos capaces de obtener recursos de los asteroides.
Y en los propios asteroides tenemos incluso mejores condiciones que en la Luna.
Si nos preocupa que con una atmósfera en la Luna ya no podríamos construir telescopios y laboratorios, tenemos la capacidad de hacerlos con los asteroides con unas condiciones mucho mejores, puesto que la gravedad cero da la posibilidad de construir estructuras inimaginables en la superficie lunar.

Otra cuestión interesante es ¿para que sirve una Luna terraformada? La gravedad lunar es insuficiente para mantener una buena salud, los seres humanos no podríamos vivir en esa futura luna terraformada. Los habitantes de la Luna, serian habitantes temporales que vivirían en otro sitio con una gravedad adecuada, como pueden ser la Tierra o los habitats espaciales.
Una posibilidad seria hacerla un paraíso turístico, una vez terraformada seria un buen sitio para unas vacaciones.
La población terrestre y de los futuros habitas espaciales en orbita, podría ver la Luna como un buen sitio para pasar unos días libres . ¿que tal un par de semanas de luna de miel en la propia Luna? Esquiando a un sexto de gravedad, haciendo surf en olas gigantescas a cámara lenta, descansando a baja gravedad... mientras ves una impresionante imagen de la Tierra en el cielo?
¿Unas olimpiadas lunares?
El turismo es una buena fuente económica, de hecho muchos países viven de ello, no seria de extrañar que el turismo en la luna lo fuese también.

Si bien los humanos no podríamos vivir permanentemente allí, no quiere decir que no pudiésemos poblarla con la mas diversa fauna y flora.
Ya he abrí un hilo de especulación biológica en un Marte terraformado(estais invitados), ¿y en la Luna? Árboles de 800 metros, animales enormes con patas larguísimas, seres flotantes...las posibilidades de evolución serian enormes.

Bueno también habría problemas, las noches de 14 días serian un reto para la vida vegetal, así como un problema que seguramente poca gente alguna vez ha pensado, el granizo.
Con una gravedad de un sexto la de la tierra, las gotas permanecerían mucho mas tiempo en el aire, lo cual quiere decir que crecerían mas, la lluvia caería con gotas muchos mas grandes, y si el clima es frió, la consecuencia seria un granizo del tamaño de pelotas de golf, un buen detalle a tener en cuenta.

sábado, 15 de noviembre de 2008


Hace poco me fui de viaje y tuve la oportunidad de sacar unas fotos a la fauna y flora local, os dejo aquí algunas pero sin nombre por si queréis intentar adivinarlos, advierto que no se el nombre de todas las especies.
Lamento si algunas no tienen la calidad suficiente.

Aquí tenéis un pequeño animalillo que correteaba por el hotel, confiado pero no tanto para acercarte a menos de dos metros.
Imagen 1

Este solía vigilar la piscina, seguramente por algún bicho que flotase.
Imagen 2
A este les gustaba mas la comida de los platos
Imagen 3

Correteando por las ramas cuando salía el sol podías ver a este y a muchos mas...
Imagen 4

Y en las rocas a estos.
Imagen 5

Tuvimos la suerte de ver a una de estas cuando salía a respirar.
Imagen 6

De cerca nos vigilaban...
Imagen 7

Si prestabas atención podías encontrar alguna sorpresa, fijaos bien entre las tablas...
Imagen 8

Menos mal que no me apoye a su lado.

Tampoco seria buena idea apoyarse aquí.
Imagen 9
Los árboles estaban llenos de epifitas
Una muestra
Imagen 1o
Imagen 11

Imagen 12
Imagen 13

Imagen 14

Imagen 15

Imagen 16
Imagen 17

jueves, 6 de noviembre de 2008


Aquí tenéis la continuación a la carta desde el espacio que os deje hace poco, transcurre mas o menos 15 años después de la primera.
Espero que su longitud no sea problema para leerla al completo, y que os vayáis acostumbrando a oír sobre habitats espaciales, isla 1 e isla 2.

«Queridos Peggy y Arthur:

»15 de enero de 20...: Jenny y yo hemos pasado ya veinticuatro horas en la Estación Uno, de modo que enviaré esta nota por el videocorreo mientras nuestras impresiones siguen frescas. Nos alegró alejarnos del frío y del viento del Norte, aunque he de decir que también en Cabo Cañaveral nos hizo falta el abrigo; tanto es así que he oído decir que en Florida están preocupados por su cosecha de naranjas. Una vez en la Terminal del Espacio nos encontramos como en casa gracias a nuestro curso de seis meses en la Escuela de Entrenamiento. Además, algunos de nuestros antiguos compañeros de clase iban a encontrarse en el mismo vuelo. Después de los últimos controles médicos y de haber pesado nuestros equipajes respectivos nos dirigimos a los vestuarios para cambiarnos de ropa. Luego, ducha, lavado de cabello, y corredor adelante hasta las "dependencias estériles": ya sabéis, nadie quiere proporcionar pasaje libre a L5 a ningún chinche o animalillo que pueda comerse las plantas de la colonia. Nuestros trajes espaciales habían sido ya preparados, bien limpios y recién planchados. Claro que nos los habíamos probado ya en la Escuela, y Jenny había devuelto el suyo un par de veces para que le ajustaran la medida. No la culpo... esos materiales tan ligeros no dan mucha opción a la fantasía.

»El transbordador se hallaba ya en pista cuando llegamos a la sala de espera, y su tripulación atendía en aquel momento a la carga de combustible. Tuvimos que aguardar una hora, y si no os llamamos es porque no teníamos nada aún, realmente, que contaros. Por fin, los 150 pasajeros nos instalamos en nuestras respectivas literas; las almohadas son, por cierto, muy delgadas, pero no nos importó porque sabíamos que debíamos permanecer allí sólo una media hora. Vimos nuestro despegue en las pantallas de televisión y, ¡creedme!, se experimenta una sensación muy particular cuando uno piensa que se encuentra allá, encima de todos aquellos fuegos artificiales. La aceleración no resultó tan molesta, después de todo, especialmente en posición yacente: algo así como la centrífuga de la Escuela; al final llegamos a 3-g, y yo podía levantar aún la pierna sin demasiado esfuerzo. La ausencia de gravedad, en cambio, nos resultó muy extraña al principio, pero nos mantuvimos quietos, como indica el manual, y no hubo nadie que se mareara. La pantalla de televisión nos ofrecía el avance del transbordador de camino a Estación Uno, donde sentimos una ligera sacudida al atracar. Las azafatas de la Estación se nos acercaron al poco flotando ingrávidamente y nos ayudaron a poner pie en la misma, lo cual llevó algún
tiempo: como veinte minutos, diría yo. Total, desde el momento del lanzamiento hasta Estación Uno, menos de una hora.

»Hay una rampa que "desciende" al borde externo, de modo que uno al caminar vuelve
paulatinamente desde gravedad cero a la normal. El vestíbulo y restaurante del lugar han aparecido tantas veces en televisión que me ahorraré la tarea de describirlos; te hablaré, en cambio, de las gentes. Tuvimos mucha suerte, nos quedaban sólo veinticuatro horas del ciclo de tres días que media entre una nave y otra, y la estación estaba muy llena. Los siete vuelos del transbordador anteriores al nuestro habían transportado grupos procedentes de lugares muy diversos: había chinos, rusos, algunos nigerianos y no pocos hindúes. Puedo ver a Jenny desde donde escribo: se encuentra en uno de los jardines interiores y parece haber trabado conversación con una muchacha que, por su aspecto, diría que proviene de algún punto del Sureste asiático. Me imagino que también se pirra por las flores.

»17 de enero: Para cuando los 2.000 de nuestro contingente estuvimos instalados, el hotel estaba a rebosar. Sin embargo, está bien eso de que haya tantas ventanas para la observación; nosotros, concretamente, nos pasamos las horas muertas contemplando la Tierra. Y yo incluso tomé un montón de diapositivas, pues es posible que no gocemos otra vez de esta vista en los próximos dos o tres años. Las habitaciones del hotel están bien, la verdad, pero no paramos en ellas más de lo indispensable. ¡Hay demasiado por ver: la Tierra, las películas que pasan ininterrumpidamente en los numerosos cines, las personas...!
»Por fin volvimos a nuestra habitación para contemplar la entrada del Konstantin Tsiolkowsky... ¡Se veía mejor en la pantalla de televisión! Fue un gran espectáculo: primero apareció el extremo del dispositivo de propulsión, con sus brillantes faros iluminando las nubes de vapor desprendidas. Casi podíamos contarlas, de lo despacio que discurrían. Llevó bastante tiempo la aparición completa de la nave. Primero fue su alto y erguido palo; luego las vergas con las centelleantes luces rojas de navegación. No logramos ver los vientos u obenques que mantienen tensa toda la estructura. Por fin apareció la nave en sí: una gran esfera desprovista totalmente de ventanas, y por detrás de ella un enorme reflector discoidal para la captación de la energía solar. Unas tres horas costó el acomodarnos a todos con nuestro equipaje. La verdad es que aún no estamos acostumbrados a la ingravidez.

»El capitán nos ofreció un hermoso discurso a través de las pantallas de vídeo. Habló de los tres
turnos establecidos tanto para la tripulación como para los pasajeros, conforme a las tres zonas horarias prevalentes en la Tierra y separadas entre sí por períodos de ocho horas: Moscú, Cabo Cañaveral y el Pacífico Occidental. Los restaurantes trabajan, pues, ininterrumpidamente y a pleno ritmo. No hay ventanas, claro, debido a la coraza protectora contra la radiación cósmica, pero las grandes pantallas de vídeo instaladas en cada habitación nos proporcionan buenas vistas, y además han sido dispuestas de tal manera que nadie diría que el Tsiolkowsky se encuentra en rotación.

»18 de enero: Realmente a uno le tienen ocupado aquí. Comprendo ahora perfectamente por qué
llama el capitán "escuelas volantes" al Tsiolkowsky y al Gaddard. Jenny y yo asistimos a un curso para practicar nuestros Ruso y Japonés Básicos. Y nos damos cuenta ahora de que, no sin intención, han dispuesto las comidas de un modo muy particular: mientras uno de los turnos desayuna, el otro cena, y al efecto han colocado tarjetas nominales en cada mesa. Y está bien claro lo que pretenden: disponer mesas de cuatro, con una pareja de Rusia o China o del Japón, de manera que es prácticamente imposible no entrar en contacto con gentes de esas nacionalidades. La pareja japonesa que hemos conocido esta mañana van destinados a la construcción de la planta energética, igual que nosotros: él es un experto en la fundición de palas de turbina hechas de titanio, y como quiera que Jenny ha sido preparada desde hace medio año para inspeccionar precisamente esos productos, su conversación versó en principio sobre esa materia. La chica japonesa, en cambio, es especialista en agricultura, de modo que he aprendido un montón de cosas acerca del sistema de que se valen para conseguir tantísimos alimentos en las colonias japonesas a partir de terreno más bien escaso. Tengo que admitir, sin embargo,
que su inglés es mucho mejor que mi "Japonés Básico" y, además, creo que me han mentido
descaradamente: ¡usan mucho más que 800 palabras!

»Ha habido una enorme excitación hoy cuando nos hemos cruzado con el Robert H. Goddard de
camino a Estación Uno. Ha estado a la vista durante más de una hora, y nuestra tripulación ha
proporcionado, además, unos magníficos telescopios y avisó con suficiente antelación para que el clic de las cámaras fotográficas se llegara a hacer casi ensordecedor. Me temo que el número de aparatos supera con mucho al de pasajeros.

«Durante la cena hemos conocido a una pareja hindú. El trabaja en la construcción, lo cual tiene
sentido, desde luego, pues el gobierno de su país se ha volcado en el establecimiento de hábitats más que en la instalación de plantas de energía, como hacen los demás. ¡Ah!, creo que me olvidé de deciros que pasamos la órbita de las plantas de energía el primer día. Ahora, a medida que describimos nuestra de salida, vemos de vez en cuando una de ellas, luminosa en la distancia y en dirección a la Tierra.

»Las comunidades de L5 se están aproximando a pasos agigantados y todo el mundo se muestra
visiblemente excitado. Debo admitir que me asaltan las dudas en algún que otro momento. Todos los que nos rodean son en su mayoría jóvenes, y yo me pregunto si Jenny y yo, con cincuenta años cumplidos, estamos aún en situación de aprender nuevas cosas y costumbres. De momento nos gusta todo lo que tenemos a nuestro alrededor, y el capitán se muestra muy ocurrente cada día con ocasión de su discurso habitual. Supongo que le resulta fácil después de haberlo repetido cada doce días durante los dos años que lleva prestando este servicio. Pero no comprendo por qué sigue excusándose por la comida: es mucho mejor que la que te dan algunas líneas aéreas. Hoy, Jenny ha pedido un plato de curry de los incluidos en el menú hindú. Yo no me he atrevido; me he inclinado más bien por el socorrido bistec con patatas; pero he probado algo de lo suyo y era en verdad excelente.

»20 de enero: Ha sido estupenda nuestra larga comunicación con vosotros esta mañana por el vídeo. Esta media hora gratis semanal va a significar mucho para nosotros. Nos ha parecido que nuestros nietos han crecido incluso desde que nos ausentamos. Evidentemente nos hemos olvidado de la mayoría de las cosas que queríamos deciros, pero han ocurrido tantas que no habría habido manera de contároslo todo.

»Ya os dijimos que atracamos en Isla Uno; parece que ahora se usa parcialmente como hotel
receptor, lugar donde pueden atracar el Tsiolkowsky y el Goddard, y donde los pasajeros son clasificados y redistribuidos conforme a sus comunidades de destino específicas. Hemos cambiado ya algunas direcciones con conocidos, y nuestra lista de invitaciones para cuando nos hayamos instalado del todo es ya notable.

»Isla Uno es pequeña, desde luego, de unos quinientos metros tan sólo de diámetro. Se rige por el tiempo de Cañaveral, en tanto que otras dos comunidades próximas han sido incluidas en otras dos zonas horarias. Muchos de los pasajeros desembarcaron en las otras para no tener que alterar su turno de trabajo.

»Me pregunto cómo sería al principio, quiero decir para las personas que vivieron en ese primer
hábitat durante varios años antes de la construcción de la primera de las Islas Dos. Quizá no lo pasaran mal. A Jenny y a mí nos dieron uno de los apartamentos más pequeños: dos grandes habitaciones, cocina y baño, y un agradable jardín. Esta primera Isla Uno cuenta con un clima constantemente "hawaiano", debido a que no estaban muy seguros al principio de poder dominar perfectamente los cambios climáticos y, por tanto, no se atrevieron a imponerle muchos esfuerzos a las estructuras. Los viejos aquí dicen que el clima de Uno es aburrido, pero después de los inviernos de Michigan celebramos poder tomar baños de sol en todo momento. En el jardín hay algunas grandes plantas tropicales, y es evidente que los primeros habitantes del lugar gustaban de los aguacates; hay varios de esos árboles, y los frutos de uno de ellos estaban justo en su punto para ofrecernos un sabroso complemento de nuestro almuerzo.

»La verdad es que parece como si estuviéramos de vacaciones: un tiempo tan bueno, y ¡tantas cosas nuevas que ver! Además, excuso deciros que no íbamos a perdernos las primeras posibilidades inéditas de Isla Uno: el vuelo a propulsión muscular y la natación y el buceo, digamos, a "cámara lenta".

«Desde nuestra tumbona en el jardín, poco después de habernos instalado (no diré después de haber deshecho las maletas, pues ya me diréis, con un límite de peso de 50 kg, ¡no es mucho ciertamente lo que hay por desempaquetar!) podíamos elevar la vista a través del gran corredor que conduce a las llamadas áreas-ag o zonas donde se practica la agricultura con todos esos medios mecánicos. La superficie curva del hábitat está toda ella escalonada y plantada: hierba brillante y fresca por doquier. El Sol se encuentra en un ángulo más o menos correspondiente al de las 11 de la mañana, y eso en todo momento, es decir, salvo de noche, cuando corren una especie de pantallas para el descanso nocturno. Cada mañana, alrededor de las siete, hay algo de "lluvia", de modo que al despertarnos todo se presenta fresco y limpio, aromado por la fragancia de flores que flota en el aire. Isla Uno es demasiado pequeña para contar realmente con clima propio, de modo que la "lluvia" nos llega desde unos conductos que,afinando mucho la vista, alcanzamos incluso a ver a unos doscientos cincuenta metros de altura.

«Exactamente en la vertical, por encima de nuestras propias cabezas, podemos vislumbrar los
jardines de los apartamentos del otro extremo de la esfera, y luego la curvatura de ésta. Por alguna razón no nos resultan tan extraño ver árboles que crecen de arriba abajo corno el verlos, a un cuarto de círculo de nosotros, haciéndolo horizontalmente.

«Muchos de los jardines son abiertos, pero alguien nos dijo que los colonos que prefieren el pequeño tamaño de Isla Uno a las nuevas posibilidades que actualmente se ofrecen en muchos sitios diferentes y que, por consiguiente, han optado por quedarse aquí, han instalado una especie de gasas en parte de su césped, donde pueden tomar el sol desnudos sin el riesgo de ser vistos desde el "cielo". Por cierto que, mirando ahora hacia él, podemos ver las figuras de numerosas personas dedicadas a la práctica del vuelo a propulsión muscular a unos doscientos cincuenta o trescientos metros por encima de nuestras cabezas.

»Los apartamentos aparecen reunidos en edificios de estructura escalonada, de modo que cada uno de ellos cuenta con su propio jardín; los edificios, a su vez, se agrupan en pequeños pueblos separados entre sí por bosques y parques. Resulta muy grato el explorar por los alrededores, además de una sana ocasión de hacer algo de ejercicio físico, pues no hay carreteras sino pintorescas sendas que ascienden a partir del "ecuador".

»Al parecer aquí gustan mucho las flores, y no hay vereda ni parque que no aparezca rodeado de
ellas. Me imagino que debe de ser en parte por la facilidad de su cultivo: no hay malas hierbas, ni bichos de ninguna clase que haya que pulverizar, y siempre la cantidad justa de sol y lluvia. Según tengo entendido, el llamado Club de Jardinería es una de las organizaciones más importantes en cada comunidad, donde muchos de los residentes se ofrecen voluntarios para cuidar de pequeñas zonas de losparques y jardines públicos.

»Cerca del río se encuentra la "Quinta Avenida", es decir, la zona comercial donde están casi todas las tiendas. Se halla dividida en dos niveles, con áreas peatonales que discurren entre coloridos arriates. Yo diría que la mitad de la zona ha sido tomada por los restaurantes, y ello se debe, al parecer, a que en los comienzos de Isla Uno ni hombres ni mujeres tenían mucho tiempo que dedicar a la cocina, ¡tanto era lo que había que hacer! Todos los restaurantes son pequeños, y muchos de ellos ofrecen sólo tentempiés o platos combinados. Hemos visto numerosas librerías, una importante biblioteca y no pocos cines.

»Más abajo, pasado el cinturón de árboles, hemos descubierto numerosas pistas de tenis y campos de deportes. Y, claro, junto al ecuador se encuentra el parque y las playas ribereñas del río.

»Con ocasión de nuestra primera exploración no parábamos de mirar hacia arriba para contemplar a las numerosas personas dedicadas a la práctica del vuelo; la verdad es que la cosa nos maravilló, de modo que empezamos a ascender más allá de uno de los pueblecillos por donde las colinas se hacen cada vez más empinadas. La sensación era realmente extraña, pues a medida que íbamos ganando altura nos sentíamos más ligeros. Pasada la zona verde del parque nos encontramos junto a uno de los puentes tendidos por encima de las ventanas, caminando con un ángulo de 45°, pero con creciente facilidad dada nuestra pérdida relativa de peso. Más allá de las ventanas dimos con una vereda de gran pendiente que discurría sinuosa entre yedra y arbustos, como si se tratara de una senda hawaiana. En la cumbre encontramos a un montón de gente (se ve que todos los recién llegados nos habíamos puesto a explorar a la vez y, por lo visto, sin revelar una gran originalidad de ideas). Confieso que cuando probé de flotar por primera vez en las instalaciones agravitatorias del club (donde no hay rotación) me sentí algo mal. A Jenny, en cambio, le encantó, y tan pronto como quedó libre uno de los pedaloplanos se avalanzó en pos
de él. Yo la observaba desde la dependencia de gravedad cero. El pedaloplano te sitúa en un ángulo semejante al que adoptarías de estar echado; no hay realmente asiento alguno y tan sólo una barra de mando a la altura de la cadera. Las alas son pequeñas, pero dispuestas en tres niveles: se trata de un triplano. Las dos hélices son casi tan grandes como las alas, y se mueven al pedalear en sentido contrario.

»Jenny tuvo algunos problemas justo junto al eje porque allí no existe "peso" alguno y el aparato ha sido diseñado para operar donde se sienta por lo menos un mínimo de gravedad. Una vez hubo bajado unos pocos metros adquirió nuevamente fácil sustentación y se dejó derivar hacia una fina red desde la que emprendió nuevamente la marcha para alejarse unos cuatrocientos metros, dar la vuelta y regresar al punto de partida. Pero entonces surgió el problema; se encontraba algo cansada y parecía que le quedaba aún mucho por recorrer; solución: se recostó un tiempo en la red dispuesta en lo alto (pende de las tuberías responsables de la "lluvia") y no pasó nada. A su vuelta yo me sentía más animado y quise probar el invento. No me alejé tanto como ella, pero sí lo suficiente para comprobar lo divertido que resulta. Alguien nos dijo que en Isla Tres quieren instalar una especie de bar flotante en lo alto, a 0,5 g; este vuelo despertará ciertamente la sed de los esforzados.

»2 de febrero: Vuestro padre empieza a meterse de lleno en su trabajo, como hace siempre, de modo que las vacaciones han terminado por el momento, ahora me toca a mí atender la correspondencia. Fue muy delicado de vuestra parte que hicierais todos esos preparativos para nuestra llamada semanal. Los niños estaban preciosos. Además, creo que empiezan a acostumbrarse a las llamadas y ya no parecen en modo alguno cohibidos.

»De camino a Isla Dos dimos en los muelles con un grupo más bien triste. Se trata de algunos de
nuestros compañeros de las clases de adiestramiento, que han decidido que no les va lo de aquí y
regresan a la Tierra. No se trata de ningún problema físico, pues es prácticamente imposible sentir el menor mareo o algo semejante en un hábitat tan grande como Isla Dos. Me imagino que para muchos de ellos tanta novedad y diferencia es demasiado y, sencillamente, no han podido superarlo. Los veteranos dicen que se trata de un caso ya conocido y que recibe el nombre de "síndrome QSM..." No comprendimos a qué se referían hasta que alguien nos dio el soplo: QSM... no es otra cosa que "¿Qué se me ha perdido aquí?"
«Después de Isla Uno, "Dos" nos pareció enorme. El diseño y el paisaje básicos son similares, salvo en que "Dos" no es tan cálida y cuenta con un clima adecuado para pinos y abetos. Ya sabéis que me encantan los rododendros; pues bien, nuestro apartamento tiene un montón de ellos apretujados contra las paredes del jardín. No creo que papá os contara mucho acerca de nuestro apartamento, aunque ya pudisteis haceros una pequeña idea a través del vídeo. Han hecho una gran cosa aquí: dado que el Sol se encuentra casi en nuestro cénit, han dispuesto una separación de medio metro o así entre un apartamento y otro, suficiente para que la luz caiga directamente sobre un gran parterre dispuesto justo delante del gran ventanal de la sala de estar. Ello nos proporciona una estancia no sólo muy soleada, sino perfectamente insonorizada; no se oye para nada a los vecinos. Los pájaros, en cambio, son bastante ruidosos, especialmente por la mañana y después de la lluvia, cuando hacen su salida también las mariposas.

»Vamos con frecuencia a los restaurantes, donde hemos ido conociendo a mucha gente. Todos son muy simpáticos, y la verdad, nos encontramos muy seguros y cómodos aquí. Dado que todos llegamos con tan poco y que los sueldos son abonados directamente en la cuenta del banco, nadie parece cerrar jamás la puerta de casa. Yo suelo comprar en el supermercado; ¡eso sí que lo encontraríais enormemente diferente! Todas las verduras y frutas son verdaderamente espectaculares, en especial las tropicales. Al principio me encantó la idea de poder comprar fresas y guayabas, pero ya nos estamos acostumbrando al hecho de que aquí es "temporada" en todo instante. Papá echa de menos sus bistecs, pero yo le digo que en la Tierra tampoco podíamos comprarlos, ¡con esos precios!, así que no tiene por qué quejarse. Me he adherido a un club de cocina y al Club de Jardinería, y ahora voy a tratar de repetir una receta que conseguí hace unos días en un restaurante. Es pollo, pero cocinado de una manera muy particular que le
da un gusto como de langosta. Luego me las veré con un jamón en jalea: para dos personas tan sólo puede resolverte la papeleta durante toda una semana o más.

»A ambos nos encanta la natación en baja gravedad, especialmente subacuática. Las olas parecen
llegar a ti con tanta lentitud (y así es, de hecho, como llegan) que tienes tiempo de dar varias brazadas antes de que te pesque la siguiente.

»Una cosa que ambos encontramos estupenda es la semana de seis días con sólo cuatro laborables. Digo sólo cuatro, pero en realidad hay tantos clubs y organizaciones de trabajos voluntarios que siempre nos sorprendemos trabajando mucho más durante los fines de semana que en la propia fábrica. Ha sido
planificado así para que los parques, restaurantes, iglesias y demás instalaciones públicas sean usadas eficientemente y sin que se produzcan aglomeraciones. Con sólo la tercera parte de la poblacíón disfrutando de fin de semana en un momento dado, jamás encuentras los parques vacíos un día y atestados el siguiente.

»15 de febrero: Nunca había conseguido que papá me acompañara al ballet allá en la Tierra, pero una compañía rusa de una de las comunidades de esta nacionalidad estuvo aquí el otro día y fuimos a verla. La representación tuvo lugar a una décima parte de la gravedad normal, y la coreografía había sido creada precisamente atendiendo a esta circunstancia; no es que yo entienda mucho, la verdad, pero todos pudimos darnos cuenta de que toda la gracilidad, encanto y suavidad de movimientos resultaban potenciados en esas condiciones de escasa gravedad, donde no hay apenas peso alguno que los coarte. Salimos maravillados.

»Lo que sigue va especialmente dirigido a ti, querida, pues por mucho que quiera a mi yerno hay
algunas cosas que me apuraría un poco que él leyera. En suma, lo que quiero decir es que me gustaría que tuvierais la oportunidad de venir aquí algún día. Habíamos oído hablar del hotel en gravedad cero, claro, pero nada de lo que sabíamos podía habernos preparado para lo que vino después. Papá lo había arreglado todo para nuestro aniversario, pero guardo el secreto hasta el final. Primero me llevó a un pequeño restaurante italiano en uno de los pueblecitos de las colinas: luz de velas, música suave, una vista espléndida y comida excelente. Luego, tras una breve parada en casa para recoger algunas cosas, nos dirigimos al hotel de la Isla Flotante para pasar el fin de semana. La mayor parte de las dependencias, como el salón y los restaurantes, se encuentran a un décimo de la gravedad normal..., ¡ah! y las duchas..., pero, ¡oh...!, las habitaciones... Querida, ¡es indescriptible! Puedes ver la televisión o escuchar música, si quieres, claro, pero —como dice papá— esas habitaciones han sido diseñadas con un
fin determinado. No me puedo imaginar que alguna vez podáis llevaros mal, pero si alguna vez tenéis un problema, antes de que sea demasiado serio, ¡tráete a tu marido aquí para vuestra segunda luna de miel! Puede que jamás deseéis regresar. Ahora que hemos descubierto de qué se trata va a ser mucho más difícil para nosotros el volver a la Tierra.

»Con cariño, y muy feliz,


Fragmento del libro CIUDADES DEL ESPACIO de Gerald K. O'Neill

PD: Tengo pendientes una fotos, no me olvido

domingo, 2 de noviembre de 2008

Las peliculas de mi vida

Tras ver la lista de peliculas de Carlos en su blog La ciencia de la vida, y su propuesta de continuar, aqui esta la mia.

1981:Evil dead/Excalibur /IJ en busca del arca perdida.
1982:La cosa/Conan el barbaro/blade runner/


1984:Dune/cazafantasmas/gremlins/IJ y el templo maldito

1985:los Goonies
1986:Aliens el regreso/Los inmortales
1989:The Abyss
1990:Total recall
1991:Terminator 2
1992:Reservoir dogs.
1993: Jurassic park
1994: SF II: the animated movie
1995: 12 monos/Four rooms/ El dia de la bestia
1996: Mars attack
1997: Contact/JP II
1998: Miedo y asco en las vegas/ PI
1999: El club de la lucha
2000:Pitch black/Battle Royale
2001:ESDLA I
2003: ESDLA III /Kill Bill
2004: Las cronicas de Riddick/Kill bill 2
2005:sin city
2006 :El laberinto del Fauno
2007 : 300/Planet Terror y Death Proof
La vida ha colonizado cada rincón de la Tierra, ya es hora de ayudarla a colonizar todo el sistema solar.