lunes, 27 de septiembre de 2010

Principios Extropianos


Como transhumanista, de entre los diversos tipos de transhumanismo, con el que más me identifico es con el extropianismo.
Estos son los principios extropianos, que convenientemente han sido traducidos del texto original en ingles, por la Asociación Transhumanista Venezolana.

Aquí tenéis.

Una Declaración Transhumanista
Por Max More Presidente, Extropy Institute more@extropy.org
Traducción de Ángel Fernández Bueno para Pórtico Luna
Traducción revisada y corregida por Santiago Ochoa (sochoa@transhumanismo.org).

Introducción

Extropía -- difusión de un sistema de inteligencia, información, orden, vitalidad y capacidad de perfeccionamiento.

Extropianos -- aquellos que buscan el crecimiento de la extropía.

Extropianismo -- la filosofía transhumanista que se desprende de la extropía.

El Extropianismo es una filosofía transhumanista. Los Principios Extropianos definen una versión específica o "rama" del pensamiento transhumanista. Al igual que los humanistas, los transhumanistas son partidarios de la razón, el progreso y los valores centrados en nuestro propio bien estar en lugar de aquellos otros valores centrados en una autoridad religiosa externa. Los transhumanistas van más allá del humanismo desafiando los límites humanos con medios de ciencia y tecnología combinados con un pensamiento crítico y creativo. Desafiamos que el envejecimiento y la muerte deban ser inevitables, y perseguimos un crecimiento continuo de nuestras capacidades intelectuales, físicas y de nuestro desarrollo emocional. Contemplamos la humanidad como una etapa transitoria en el desarrollo evolutivo de la inteligencia. Somos partidarios del empleo de la ciencia para acelerar la transición de la condición humana a una condición transhumana o posthumana. Como dice el físico Freeman Dyson: "La Humanidad me parece un magnífico principio pero no la última palabra."
Estos Principios no se presentan como verdades absolutas o valores universales. Los Principios codifican y expresan aquellas actitudes y planteamientos afirmados por aquellos que se denominan a sí mismos "extropianos". El pensamiento extropiano ofrece una estructura básica para pensar sobre la condición humana. Este documento, de forma deliberada, no expone creencias, tecnologías o conclusiones particulares. Estos Principios simplemente definen un marco de desarrollo para planteamientos de vida de forma racional y efectiva sin el estorbo de dogmas que no se sostienen frente a la crítica científica o filosófica. Como los humanistas, afirmamos una visión de la vida reforzada y racional, pero tratando de evitar creencias dogmáticas de ninguna clase. La filosofía extropiana expresa una visión de la vida inspiradora y edificante, mientras permanece abierta a la revisión con arreglo a la ciencia, la razón y la búsqueda ilimitada en pos de la perfección.
1. Progreso Constante -- En busca de más inteligencia, sabiduría y eficacia, una duración indefinida de la vida, y la supresión de límites políticos, culturales, biológicos y psicológicos a la propia renovación y realización. En constante superación de restricciones en nuestro progreso y posibilidades. Expandirse por el universo y avanzar sin fin.
2. Auto-Transformación -- A través de la afirmación de una constante mejora moral, intelectual y física, a través del pensamiento crítico y creativo, la responsabilidad personal y la experimentación. En busca del crecimiento biológico y neurológico junto a un refinamiento emocional y psicológico.
3. Optimismo Práctico -- Actuando con expectativas positivas. Adoptando una actitud racional basada en el optimismo en lugar de la fe ciega y el pesimismo paralizante.
4. Tecnología Inteligente -- Aplicando la ciencia y la tecnología de forma creativa para trascender los límites "naturales" impuestos por nuestra herencia biológica, nuestra cultura y entorno. Pretendiendo la tecnología no como un fin en sí mismo, si no como medio efectivo para la mejora de la vida.
5. Sociedad Abierta -- Apoyando órdenes sociales que potencien la libertad de discurso, de acción y experimentación. Oponiéndose al control social autoritario y apoyar el principio de ley y descentralización del poder. Optando por la negociación en lugar de la batalla, y el intercambio en lugar de la coacción. Honestidad para mejorar, en lugar de una utopía estática.
6. Auto-Dirección -- Buscando el pensamiento independiente, la libertad individual, la responsabilidad personal, la autogestión, la autoestima y el respeto a los demás.
7. Pensamiento Racional -- Apoyando la razón en lugar de la fe ciega y cuestionando por encima de los dogmas. Permaneciendo abiertos a los desafíos a nuestras creencias y prácticas en pos de una mejora constante. Aceptando la crítica de nuestras creencias actuales y estando abiertos a nuevas ideas.

Progreso Constante

Los extropianos buscamos la mejora constante de nosotros mismos, de nuestras culturas y nuestros entornos. Perseguimos nuestra propia mejora física, intelectual y psíquica. Valoramos la búsqueda constante de conocimiento y entendimiento. Los extropianos cuestionamos las afirmaciones tradicionales según las cuales deberíamos dejar intactos los fundamentos de la naturaleza humana con objeto de ajustarse a la "voluntad de Dios" o a lo que se considera "natural". Al igual que nuestros parientes intelectuales, los humanistas, buscamos el progreso constante en todos los campos. Nosotros vamos más allá que muchos humanistas al proponer alteraciones fundamentales en la naturaleza humana para alcanzar tales progresos. Cuestionamos las restricciones tradicionales, biológicas, genéticas e intelectuales basándonos en nuestro progreso y posibilidades.
Los extropianos sabemos de nuestras habilidades conceptuales únicas de nuestra especie, y de nuestra posibilidad de elevar la evolución de la naturaleza a nuevas cimas. Consideramos a los humanos como una etapa transitoria situada entre nuestra herencia animal y nuestro futuro post-humano. En la Tierra primitiva, la materia inconsciente se combinó de tal modo que dio forma a las primeras moléculas capaces de autoreproducirse y empezó la vida. El proceso evolutivo de la naturaleza generó organismos cada vez más complejos con cerebros cada vez más inteligentes. Las respuestas químicas directas de las criaturas unicelulares condujeron a la aparición de sensaciones y percepciones, permitiendo comportamientos más sutiles y sensibles. Por último, con el desarrollo del neocortex, se hizo posible el aprendizaje consciente y la experimentación.
Con la llegada de la conciencia conceptual de la especie humana, el factor de progreso se aceleró bruscamente en cuanto aplicamos la inteligencia, la tecnología y el método científico a nuestra condición. Pretendemos mantener y acelerar este proceso evolutivo, superando los límites biológicos y psicológicos humanos.
No aceptamos los aspectos indeseables de la condición humana. Desafiamos las limitaciones naturales y tradicionales que pesan sobre nuestras posibilidades. Defendemos el uso de la ciencia y la tecnología para erradicar las restricciones sobre la esperanza de vida, la inteligencia, la vitalidad personal y la libertad. Denunciamos el absurdo de aceptar mansamente los límites "naturales" acerca del promedio del plazo de vida. Queremos vida para ir más allá de los confines de la Tierra -la cuna de la inteligencia humana y transhumana- a habitar el cosmos.
El progreso constante implicará crecimiento económico. Creemos que hay recursos suficientes para permitir el crecimiento, y consideramos que dicho crecimiento es compatible con la calidad medioambiental. Los extropianos declaramos un medioambientalismo racional y no coercitivo encaminado al mantenimiento e incremento de las condiciones para nuestra prosperidad. La gestión inteligente de los recursos y el entorno se verán favorecidos por una esperanza de vida enormemente ampliada. Un sistema económico efectivo estimula la conservación, sustitución e innovación, previniendo cualquier adversidad por culpa de un obstáculo en el crecimiento y el progreso. La inmigración al espacio aumentará de forma inmensa la energía y recursos disponibles para nuestra civilización. Un promedio de vida más largo puede fomentar la prudencia y la previsión, mientras que reprimirlo fomenta la imprudencia y el derroche. Pretendemos un continuo progreso individual y social cuidadoso e inteligente.
Apreciamos el constante aprendizaje y exploración como individuos, e incitamos a nuestras culturas para que experimenten y evolucionen. No somos ni conservadores ni radicales: conservamos lo que funciona, mientras funciona, y cambiamos lo que puede mejorarse. En nuestra búsqueda de constante mejora, nos conducimos con cautela entre la suficiencia y la imprudencia.
Ningún criterio es sacrosanto, ningún límite incuestionable; lo desconocido cederá a la mente ingeniosa. Pretendemos entender el universo, no temblar ante el misterio, y así seguir aprendiendo, creciendo y disfrutando cada vez más de nuestras vidas.

Auto-Transformación

Los extropianos se centran en mejorarse a sí mismo tanto en lo físico como en lo intelectual, lo psicológico y lo ético. Pretendemos ser mejores de lo que somos, mientras asentamos nuestra valía actual. La constante mejora nos exige revisar nuestras vidas continuamente. La autoestima en el presente no significa darse por satisfecho, pues una mente aguda siempre puede concebir mejorarse en el futuro. Los extropianos se comprometen a incrementar su sabiduría, afilar su racionalidad y aumentar sus cualidades físicas, intelectuales y emocionales. Elegimos el desafío en lugar de la comodidad, la innovación por encima de la emulación, la transformación en lugar de la apatía.
Los extropianos somos neófitos y experimentalistas que siguen la pista de nuevas investigaciones para obtener medios más eficaces de alcanzar objetivos y que estamos dispuestos a probar nuevas técnicas de auto transformación. En nuestra búsqueda de continuo avance, confiamos en nuestro propio juicio, buscamos nuestro propio camino, y rechazamos tanto el conformismo ciego como la rebelión inconsciente. Los extropianos se suelen apartar de la corriente principal porque rechazan estar encadenados a ningún dogma, sea religioso, político o intelectual. Los extropianos adoptan sus valores y conductas de forma reflexiva, manteniéndose firmes cuando es necesario, pero siendo flexibles a nuevas condiciones.
Como neófitos, los extropianos estudian las tecnologías avanzadas, emergentes y futuras por su potencial auto renovante. Apoyamos la investigación bio-médica para comprender y controlar el proceso de envejecimiento, y empleamos métodos efectivos para alargar la vitalidad. Nos ejercitamos y preparamos en el aumento biológico y neurológico empleando medios como potenciadores neuroquímicos, redes de computadoras y electrónicas, agentes inteligentes, capacidades de pensamiento crítico y creativo, técnicas de meditación y visualización, estrategias de aprendizaje acelerado, y psicología cognitiva aplicada. Negando los límites impuestos sobre nosotros por nuestra herencia natural, aplicamos el talento evolutivo de nuestra inteligencia racional y empírica mientras nos esforzamos por sobrepasar los confines de nuestros límites humanos.
Como todo individuo vive rodeado de otros individuos, aspiramos a una mejora constante de nuestras relaciones personales. Sabemos del entrelazado de nuestros intereses con los de los demás y así pretendemos actuar para el beneficio mutuo. La auto-transformación no implica la auto absorción sino un intento constante para entender a los demás y trabajar para conseguir relaciones óptimas basadas en la honestidad mutua, la comunicación abierta y la benevolencia. Somos conscientes de que la evolución nos ha dejado impulsos y emociones animales que a veces nos llevan de forma irreflexiva a cometer actos de hostilidad, enfrentamiento, miedo y dominio. A través del conocimiento de uno mismo, la comprensión y el respeto hacia los demás intentamos superar tales impulsos.
Aún siendo conscientes de la importancia de los demás, nos centramos principalmente en transformarnos a nosotros mismos en lugar de intentar cambiar a los demás. Somos conscientes de los peligrosos que resultan de controlar a los demás y por ello sólo intentamos mejorar el mundo predicando con el ejemplo y a través de la comunicación de las ideas. Algunos de nosotros están muy comprometidos en la educación y mejora de otras personas, pero sólo a través de medios voluntarios que respetan la racionalidad, autonomía y dignidad del individuo.

Optimismo Práctico

Los Extropianos adoptamos una actitud positiva dinámica y capaz. Pretendemos llevar a cabo nuestros ideales en este mundo, hoy y mañana. En lugar de soportar una vida insatisfecha sostenida sobre fantasías de otra vida (sean ensueños o sea una vida después de la muerte), dedicamos nuestras energías con entusiasmo a avanzar en nuestra visión en constante desarrollo.
Viviendo con coraje, de forma eficaz y alegre, es necesario rechazar el desaliento, el derrotismo y la negatividad. Reconocemos los problemas, sean técnicos, sociales, psicológicos o ecológicos, pero no permitimos que dominen nuestro pensamiento ni nuestra dirección. Respondemos al desaliento y el derrotismo explorando y explotando nuestras nuevas posibilidades. Los Extropianos mantenemos una perspectiva de futuro optimista, previendo potentes antídotos contra las viejas enfermedades humanas, para lo que sólo necesitamos asumir y crear ese futuro. El optimismo práctico desaprueba la espera del día de mañana de forma pasiva; ello nos impulsa a una eufórica actividad inmediata, enfrentando con confianza los desafíos de hoy mientras generamos soluciones más eficaces para nuestro futuro. Asumimos responsabilidad personal para encargarnos de ello y para crear las condiciones para lograrlo.
Cuestionamos los límites que los demás dan por sentados. Teniendo en cuenta el avance acelerado de la ciencia y la técnica, el aumento del promedio de esperanza de vida, y el desarrollo de prácticas sociales y morales, proyectamos y potenciamos el progreso continuado. Hoy en día hay más investigadores estudiando el envejecimiento, medicina, computadoras, biotecnología, nanotecnología y otras disciplinas competentes que en toda la historia. El desarrollo tecnológico y social sigue acelerando. Los Extropianos se esfuerzan para mantener el paso del progreso, potenciando el soporte a la investigación crucial y promoviendo la efectividad de sus resultados. Mantenemos un escepticismo constructivo frente a las limitadas creencias mantenidas por nuestros semejantes, nuestra sociedad y nosotros mismos. Miramos más allá de los actuales obstáculos para conservar una fundamental apertura creativa a las posibilidades.
Adoptar el optimismo práctico significa centrarse en las posibilidades y las oportunidades, estar atento a las soluciones y potencialidades. Significa rehusar a la queja sobre lo inevitable, aprendiendo de los errores en lugar de revolcarse en ellos de manera victimista, castigadora y a lomos de la culpabilidad. Preferimos estar a favor que en contra, para crear soluciones en lugar de protestar contra lo que hay. Nuestro optimismo también es realista, pues tomamos el mundo como es y no nos quejamos porque la vida no es justa. El optimismo práctico nos exige tomar la iniciativa, para sortear y abrir brecha en las dificultades, con nuestras acciones demostrando que podemos alcanzar nuestros objetivos, en lugar de cruzarse de brazos y sumergirse en pensamientos derrotistas.
Nuestros actos y palabras encarnan el optimismo práctico, inspirando a los demás a superarse. Somos responsables de tomar la iniciativa de extender este optimismo vigorizante; mantener y fortalecer nuestro propio dinamismo se consigue más fácilmente en un entorno de refuerzo mutuo. Estimulamos el optimismo en los demás comunicando nuestras ideas extropianas y viviendo nuestros ideales.
El optimismo práctico y la fe pasiva son incompatibles. El optimismo práctico implica optimismo crítico. La fe en un futuro mejor significa confiar en que una fuerza externa, sea Dios, el Estado, o incluso los extraterrestres, resolverá nuestros problemas. La fe genera pasividad prometiendo progreso como si fuera un regalo concedido por fuerzas externas, lo cual produce creencias dogmáticas y comportamientos irracionales. El optimismo práctico fomenta las iniciativas y la inteligencia, asegurándonos que somos capaces de mejorar la vida a través de nuestros propios esfuerzos. Las oportunidades y las posibilidades están por todas partes, invitándonos a aprovecharlas y a construir a partir de ellas. Alcanzar nuestros objetivos requiere que creamos en nosotros mismos, que trabajemos con diligencia y estar dispuestos a revisar nuestras estrategias.
Donde otros ven dificultades, nosotros vemos desafíos. Donde otros se rinden, nosotros avanzamos. Donde otros dicen "es suficiente", nosotros decimos ¡Adelante! ¡Arriba! ¡Hacia el exterior! Adoptamos mejores formas de evolución personal, social y tecnológica. En lugar de encogernos frente al impacto del futuro, los Extropianos siguen adelante para el avance de la ola del progreso evolutivo.

Tecnología Inteligente

Los Extropianos afirmamos lo necesario y deseable de la ciencia y la tecnología. Utilizamos métodos prácticos para avanzar en nuestros objetivos de inteligencia expandida, capacidades físicas superiores, refinamiento psicológico, avance social, y esperanza de vida indefinida. Preferimos la ciencia al misticismo, y la tecnología a la oración. Consideramos la ciencia y la tecnología como medios indispensables para el logro de nuestros más nobles valores, ideales y sueños y para nuestra nueva evolución. Investigamos para fomentar aquellas formas de inteligencia disciplinadas y dedicadas a erradicar las barreras para nuestros objetivos extropianos, transformando de forma radical las condiciones de existencia, tanto internas como externas.
La tecnología es la extensión y expresión natural del intelecto y la voluntad humana, de la creatividad, la curiosidad y la imaginación. Prevemos y potenciamos el desarrollo de tecnología cada vez más flexible, elegante y sensible. Evolucionamos de forma paralela a los productos de nuestras mentes, integrándonos con ellos, integrando finalmente nuestra tecnología inteligente con nosotros mismos en una síntesis post-humana, amplificando nuestras capacidades y extendiendo nuestra libertad.
Una profunda innovación tecnológica nos estimula en lugar de asustarnos. Celebramos el cambio constructivo, expandir nuestros horizontes, explorar nuevos campos con audacia e inventiva. Aprobamos el desarrollo prudente y cuidadoso de tecnologías poderosas, pero eso no sofocará el avance evolutivo ni nos encogerá ante lo desconocido. Consideramos la timidez y el estancamiento como algo indigno de nosotros. Por lo tanto, los extropianos preferimos avanzar -cabalgando las olas del futuro- en lugar de estancarnos o retroceder al primitivismo. El uso inteligente de la biotecnología y la nanotecnología y la apertura de nuevas fronteras en el espacio, puede eliminar la escasez de recursos y descargar las presiones ambientales.
Somos partidarios de las tecnologías por los resultados benéficos que puedan traer. No queremos la tecnología por la tecnología. La tecnología inteligente no sólo implica el uso de la tecnología para ampliar nuestras capacidades, sino además el desarrollo de herramientas y tecnologías que nos sean útiles en lugar de empujarnos a someternos a sus trabajos.
Vemos los años y décadas venideras como un tiempo de enormes cambios, cambios que expandirán enormemente nuestras oportunidades y capacidades, transformando para bien nuestras vidas. Esta transformación tecnológica se verá acelerada por la ingeniería genética, las biociencias para alargar la vida, intensificadores de inteligencia, elegantes interfaces para las más rápidas computadoras, integración neuronal con computadoras, las redes mundiales de datos, la realidad virtual, agentes inteligentes, rápidas comunicaciones electrónicas, inteligencia artificial, neurociencia, redes neuronales, vida artificial, inmigración planetaria y nanotecnología molecular.

Sociedad Abierta

Los Extropianos valoramos las sociedades abiertas que protegen el libre intercambio de ideas, la libertad para la crítica, y la libertad para experimentar. Más peligroso que las malas ideas es la supresión coercitiva de las malas ideas. Nuestras instituciones deben permitir que surjan las mejores ideas a través de un proceso evolutivo de creación, mutación y selección crítica. La libertad de expresión de una sociedad abierta está mejor protegida por un orden social caracterizado por el intercambio y las relaciones voluntarias. Nos oponemos a las "autoridades" autoproclamadas e impuestas de forma involuntaria, y somos escépticos frente a las soluciones políticas coercitivas, de la obediencia incuestionable a líderes, y de jerarquías inflexibles que sofoca la iniciativa y la inteligencia.
Aplicamos el racionalismo crítico a la sociedad manteniendo a todas las instituciones y sistemas abiertos a una mejora constante. El progreso mantenido y efectivo, la toma de decisiones racional necesita de las fuentes de información diversas y de las diferentes perspectivas que florecen en las sociedades abiertas. Las normas de comportamiento centralizadas restringen la exploración, la diversidad y la opinión disconforme. Podemos perseguir objetivos extropianos en numerosos tipos de órdenes sociales abiertos pero no en sistemas teocráticos, o autoritarios, o totalitarios. Las sociedades con control centralizado impuesto de forma omnipresente y coercitiva no pueden permitir la disensión y la diversidad. Pero las sociedades abiertas pueden permitir que hayan todo tipo de instituciones, sean participativas, instituciones con máxima autonomía, o instituciones jerárquicas o burocráticas. Los individuos en una sociedad abierta, a través de un consentimiento voluntario, pueden elegir someterse a relaciones de corte más restrictivo en forma de clubes, comunidades privadas o entidades corporativas. Las sociedades abiertas permiten la existencia de estructuras sociales organizadas de forma más rígida en la medida que los individuos sean libres de abandonarlas. Por servir como marco en el cual la experimentación social pueda prosperar, las sociedades abiertas fomentan la exploración, la innovación y el progreso.
Los Extropianos evitamos los planes utópicos para "la sociedad perfecta", apreciando en su lugar la diversidad en los valores, en las preferencias de estilos de vida, y en los enfoques para resolver los problemas. En lugar de la perfección estática de una utopía, preferimos una "extropía"; simplemente un entorno abierto en evolución que permita a individuos y agrupaciones voluntarias para formar las instituciones y formas sociales que prefieran. Aunque algunas puedan parecernos elecciones erróneas o disparatadas, afirmamos el valor de un sistema que permite que todas las ideas se prueben con el consentimiento de los involucrados.
Nos parece inútil la idea tecnocrática de un control central coercitivo a manos de expertos autoproclamados. Ningún grupo de expertos puede entender y controlar la infinita complejidad de una economía y una sociedad compuestas por otros individuos como ellos. A diferencia de los utópicos de todo tipo, los extropianos no pretenden el control de los detalles de la vida de la gente o las formas y funciones de instituciones siguiendo un gran plan global. Ya que todos vivimos en sociedad, estamos profundamente preocupados con esta mejora. Pero esta mejora debe respetar al individuo. La estructura social debería producirse por etapas a medida que mejoramos una por una las instituciones sobre una base voluntaria, no a través de una instrumentación coercitiva de una única visión planeada de forma centralizada. Nosotros perseguimos una mejora continuada de las instituciones sociales y los mecanismos económicos. Pero admitimos las dificultades en la mejora de sistemas complejos. Somos radicales en las intenciones pero prudentes en los enfoques, siendo conscientes de que las alteraciones en sistemas complejos traen consecuencias indeseables. La experimentación simultánea con varias soluciones y mejoras posibles - - funciona mejor que una utópica tecnocracia administrada de forma centralizada.
No consideramos a toda ley y gobierno como fines en sí mismos sino como medios para conseguir felicidad y progreso. No nos adscribimos a ninguna estructura legislativa o económica en particular como fines últimos. Preferimos aquellas leyes y políticas que en todo momento parecen llevar al mantenimiento y expansión de la apertura y progreso de la sociedad. Para fomentar las sociedades abiertas nos oponemos a las peligrosas concentraciones de poder coercitivo y preferimos el imperio de la ley en lugar del arbitrario imperio de autoridades. Afirmamos que el poder coercitivo corrompe y conduce a la supresión de ideas y prácticas alternativas, prefiriendo la aplicación de normas y leyes por igual tanto a los legisladores como a los que se encargan de hacer que se cumpla la ley, sin excepción. Apoyamos las sociedades abiertas como marcos para la búsqueda productiva y pacífica de objetivos individuales y de grupo.
Los Extropianos no quieren gobernar ni ser gobernados. Creemos que los individuos deberían hacerse cargo de sus propias vidas. Las sociedades sanas requieren una combinación de libertad y responsabilidad. Para que haya sociedades abiertas, los individuos deben ser libres de perseguir sus propios intereses a su manera. Pero para que florezcan los individuos y las sociedades, la libertad debe conllevar responsabilidad personal. La demanda de libertad sin responsabilidades es una petición de adolescente para la licencia.

Auto-Dirección

Los Extropianos consideran la auto-dirección personal como un homólogo deseable para las sociedades abiertas. Como la cultura y la tecnología nos presentan un abanico de elección extenso como nunca, la auto-dirección aumenta su importancia. Decidimos por nosotros mismos de qué manera cambiar o permanecer. La auto-dirección significa tener claros nuestros valores y propósitos. En la vida, tener claros los propósitos no sólo trae recompensas prácticas y emocionales sino que también nos protege de la manipulación y el control por parte de otros. La libertad de los demás trae realización y progreso personal sólo cuando se combina con la auto-dirección.
Para que sea posible la auto-dirección, debemos crear primero una idea clara de uno mismo y a partir de ahí hacer efectiva esa visión por medio del autocontrol. El yo humano contiene un ramillete de deseos e impulsos implantados en el organismo biológico a través del proceso evolutivo y la influencia cultural. Asumirnos a nosotros mismos nos exige elegir entre nuestros deseos y subpersonalidades enfrentadas. Así como la espontaneidad juega un papel importante, crear y mantener un yo sano y feliz requiere autodisciplina y persistencia.
La responsabilidad y autonomía personal van codo con codo con la auto-experimentación. Los Extropianos se responsabilizan de las consecuencias de sus elecciones, rehusando echar la culpa a los demás del resultado de sus propias acciones libres. La experimentación y la auto transformación requieren riesgos; queremos ser libres para evaluar los riesgos y beneficios potenciales por nosotros mismos, aplicando nuestro propio juicio, asumiendo la responsabilidad del resultado. Nos resistimos vigorosamente a la coerción de aquellos que intentan imponer sus juicios sobre la seguridad y efectividad de varios medios de auto-experimentación. La responsabilidad personal y la auto-determinación son incompatibles con el control autoritario centralizado, el cual ahoga las elecciones y el proceder espontáneos de personas autónomas.
Para nosotros, la coerción, sea por el consabido "bien de la mayoría" o por la protección paternalista del individuo, es inaceptable. La imposición engendra ignorancia y debilita la conexión entre la elección y el resultado personal, destruyendo así la responsabilidad personal. Los extropianos somos individualistas racionales, que viven según su propio juicio, haciendo elecciones reflexivas y fundamentadas, sacando provecho tanto de los aciertos como de los defectos.
Como el auto gobierno es aplicable a cualquiera, este principio requiere que respetemos el auto gobierno de los demás. Esto significa negociar en lugar de dominar, discusión racional en lugar de coerción o manipulación, y cooperación en lugar de conflicto siempre que sea posible. Considerando que las demás personas tienen sus propias vidas, propósitos y valores, pretendemos lograr soluciones cooperativas en vez de intentar imponer nuestros intereses a expensas de los demás. Respetamos la autonomía y racionalidad de los demás aprendiendo a comunicarnos de forma efectiva y trabajando juntos hacia soluciones que nos beneficien mutuamente.
Los Extropianos consideramos la benevolencia como una virtud que guía nuestras interacciones con las vidas autogobernadas de los demás. La benevolencia naturalmente va acompañada de una apreciación del valor en los demás. Nos acercamos a los demás como potenciales fuentes de valores, amistad, cooperación y placer. No sólo consideramos una disposición benevolente como un estado más estable y deseable emocionalmente que el cinismo, la hostilidad y la mezquindad, sino también como lo más capaz de inducir al tratamiento positivo recíproco. La benevolencia implica una presunción de decencia moral común, incluida la cortesía, la paciencia y la honestidad. Aunque no pretendemos quedarnos con cualquiera a cualquier precio, queremos maximizar los beneficios de nuestras interacciones con los demás.
El auto gobierno significa hacernos cargo de nuestras vidas. Esto requiere elegir nuestras acciones de forma inteligente. Esto, por su parte, exige pensamiento independiente. Los Extropianos somos conscientes de la habitual debilidad humana de dejar el control intelectual en manos de otros. Podemos comprobar la rendición del juicio autónomo especialmente en la religión, la política, la moralidad y las relaciones y nos esforzamos por superarlas. Dirigir nuestras vidas nos solicita determinar nuestros valores, propósitos y acciones por nosotros mismos. Las nuevas tecnologías nos ofrecen más opciones no sólo sobre lo que hacemos, sino también sobre quienes somos física, intelectual y psíquicamente. Haciéndonos cargo de nosotros mismos podemos utilizar esos medios para avanzar personalmente de acuerdo a nuestros valores personales.

Pensamiento Racional

Los Extropianos proclamamos la razón, la pregunta crítica, la independencia intelectual y la honestidad. Rechazamos la fe ciega y pasiva, el pensamiento confortable que lleva al dogma, la conformidad y el estancamiento. Nuestro compromiso con una auto-transformación positiva nos exige el análisis crítico de nuestras creencias, comportamientos y estrategias actuales. Por lo tanto, preferimos admitir de buena gana los errores y aprender de ello que profesar infalibilidad. Preferimos el pensamiento analítico al engaño confortable pero confuso, el empirismo al misticismo y la evaluación independiente a la conformidad. Proclamamos una filosofía de vida pero nos alejamos del dogma, sea religioso, político o personal, su fe ciega, degradación del valor humano, e irracionalidad sistemática.
No somos cínicos que rechazan cada idea nueva. Ni somos gente crédula que acepta cada idea nueva sin cuestionársela. Empleamos el pensamiento crítico y creativo para descubrir grandes ideas nuevas mientras filtramos nuestras ideas indefendibles, sean nuevas o viejas. Somos conscientes de que para nuestro avance en un nivel individual y social necesitamos desafiar de forma crítica los dogmas y supuestos del pasado mientras resistimos a los engaños populares del presente.
No aceptamos autoridades intelectuales últimas. Ningún individuo, institución, libro ni principio único puede servir como la fuente o patrón de verdad. Toda creencia es falible y debe ser puesta a prueba y en duda. No aceptamos la revelación, la autoridad o la emoción como fuentes fidedignas de conocimiento. Damos poco peso a reivindicaciones que no pueden ser probadas. Confiamos en el juicio de nuestras propias mentes mientras reexaminamos constantemente nuestros propios patrones y capacidades intelectuales. Aquellos pueden aportar información útil y jugar un papel legítimo en el pensamiento. Pero no consideramos a los sentimientos e intuiciones como autoridades irreductibles e incuestionables. Las consideramos un proceso de información inconsciente, cuya precisión es incierta.
Buscamos el conocimiento objetivo y la verdad. Mantenemos que podemos conocer la realidad, y que a través de la ciencia la mente humana puede superar sus prejuicios cognitivos y sensoriales para descubrir el mundo tal como es en realidad. Los humanos somos dignos de estar orgullosos de lo que hemos aprendido, pero deberíamos asumir cuánto nos queda por aprender. Confiamos en nuestra capacidad para avanzar en nuestro conocimiento pero tenemos cuidado de nuestra tendencia humana a aceptar y defender cualquier explicación cómoda.

Conclusión

Estos principios no pretenden ser reglas impuestas a los demás. No son la aprobación de determinadas tecnologías. No son afirmaciones definitivas e inalterables. No se ofrecen como verdades absolutas. Expresan los valores y actitudes comunes a los Extropianos, así como la decidida búsqueda de nuestros objetivos personales en juego.

Copyright Policy

The Extropian Principles 3.0 may be reproduced in any publication, private or public, physical or electronic, without need for further authorization, so long as the document appears unedited, in its entirety and with this notice. Notification of publication or distribution would be appreciated. The Extropian Principles 3.0 are copyright Max More, contact information at http://www.extropy.org/

5 comentarios:

Dinorider d'Andoandor dijo...

varios puntos de esto implicarían una madurez de nuestras sociedades que no veo pero que sin duda serían bueno ver

SCOTTxRT dijo...

www.transhumanismochile.org

Dinorider d'Andoandor dijo...

Disculpa el spam pero por si te interesa reedité el post del pingüino gigante con unas fotos, una me gusta por lo escamosa.

DarkSapiens dijo...

¿Cuáles serían las diferencias de los Extropianos frente a las otras ramas transhumanistas? No sé muy bien cómo está el asunto.

Y ya aparte, no sé si te lo comenté, pero en unos días empezaré a jugar partidas de rol con unos amigos basadas en Eclipse Phase, con un trasfondo altamente transhumanista. No sé si lo conocerás, o qué opinarás de la historia :)

Un saludo!

Gouki dijo...

Dino.

Quizas con esas alteraciones de las que hablan podamos llegar a esa madurez.

No te preocupes por lo del spam, no lo es ;)

Scott.

gracias por el enlace ;)

Dark.
En la wiki vienen bien diferentes corrientes del h+.
**Abolitionism, an ethical ideology based upon a perceived obligation to use technology to eliminate involuntary suffering in all sentient life.[47]
Democratic transhumanism, a political ideology synthesizing liberal democracy, social democracy, radical democracy and transhumanism.[48]
Extropianism, an early school of transhumanist thought characterized by a set of principles advocating a proactive approach to human evolution.[21]
Immortalism, a moral ideology based upon the belief that technological immortality is possible and desirable, and advocating research and development to ensure its realization.[49]
Libertarian transhumanism, a political ideology synthesizing libertarianism and transhumanism.[45]
Postgenderism, a social philosophy which seeks the voluntary elimination of gender in the human species through the application of advanced biotechnology and assisted reproductive technologies.[50]
Singularitarianism, a moral ideology based upon the belief that a technological singularity is possible, and advocating deliberate action to effect it and ensure its safety.[42]
Technogaianism, an ecological ideology based upon the belief that emerging technologies can help restore Earth's environment, and that developing safe, clean, alternative technology should therefore be an important goal of environmentalists.[48] **

Tambien hay transhumanistas mormones(aunque son un centenar) obviamente seguro que mas de una cosilla de los principios extropianos no encaja en sus creencias, no crees?

Respecto al juego lo conozco casi desde hace un año, ya me contaras que tal es.
Cuidado con los nanoenjambres!


Saludos

La vida ha colonizado cada rincón de la Tierra, ya es hora de ayudarla a colonizar todo el sistema solar.